Inteligencia Emocional

¿Qué es la inteligencia emocional?


La Inteligencia Emocional es uno de los conceptos clave para comprender el rumbo que toma nuestra vida en general y la de los demás.. nos ayuda a entender cómo somos y de qué manera podemos influir inteligentemente sobre nuestras emociones y en nuestra interpretación de los estados emocionales de los demás. Este aspecto de la dimensión psicológicca humana tiene un papel fundamental tanto en nuestra manera de socializar como en las estrategias de adaptación al medio que seguimos y obvio, en nuestros negocios!


En LOB tenemos la fortuna de tener a nuestras queridas Adriana Bretado, Flor Aviles y Saray Espinoza, las tres expertas en el area del desarrollo personal, por lo que una sesión en el tema no podia faltar.. Compartimos contigo esta información con ánimos de que tú también te descubras, te aceptes y te mejores como nosotras lo hemos estado haciendo a lo largo de estos interesantes meses!! #EstamosContigo


¿En qué consiste?


Siempre hemos oído decir que el Cociente intelectual o el IQ es un buen indicador para saber si una persona será exitosa en la vida.. Esto no es en sí incorrecto, pero digamos que nos ofrece una imagen incompleta de la realidad.


De hecho, los investigadores y las corporaciones empezaron a detectar hace unas décadas que las capacidades y habilidades necesarias para tener éxito en la vida eran otras que iban más allá del uso de la lógica y la racionalidad, y éstas capacidades no eran evaluables mediante ningún test de inteligencia sino que es necesario tener en cuenta un concepto más amplio de lo que es la inteligencia.. y así es como llegamos a la exploración de las emociones!!


Las emociones juegan un papel vital en nuestro día a día..


Si pensamos detenidamente en la trascendencia de nuestras emociones en nuestra vida diaria nos daremos cuenta rápidamente que son muchas las ocasiones en que éstas influyen decisivamente en nuestra vida, aunque no nos demos cuenta. #HazteConciente


Pregúntate:

  • ¿Compré mi coche haciendo cálculos sobre la rentabilidad y los comparé con otros modelos y marcas?

  • ¿Elegí a mi pareja porque era objetivamente la mejor opción?

  • ¿Abrí mi negocio porque es la mejor fuente de ingreso?


Gran parte de nuestras decisiones son influenciadas en mayor o menor grado por las emociones.


Ante esta realidad, cabe resaltar que existen personas con un dominio de su faceta emocional mucho más desarrollado que otras. Y resulta curiosa la baja correlación entre la inteligencia clásica (la que podemos medir con un examen de IQ) y la Inteligencia Emocional.


Aquí podríamos ejemplificar la idea sacando a colación el estereotipo del estudiante perfecto; una máquina intelectual capaz de memorizar datos y llegar a las mejores soluciones lógicas, pero con una vida emocional y sentimental vacía.. Por otro lado, podemos encontrar personas cuyas capacidades intelectuales son muy limitadas, pero en consiguen tener una vida exitosa en lo que refiere al ámbito sentimental, e incluso en el profesional.


Este par de ejemplos sirven para percatarse de que es necesario prestar más atención a esta clase de habilidades emocionales, que pueden marcar nuestra vida y nuestra felicidad tanto o más que nuestra capacidad para puntuar alto en un test de inteligencia convencional


Por eso es importante profundizar en la #InteligenciaEmocional


Elementos de la Inteligencia Emocional

1. Autoconocimiento emocional


Se refiere al conocimiento de nuestros propios sentimientos y emociones y cómo nos influyen. Es importante reconocer la manera en que nuestro estado anímico afecta a nuestro comportamiento, cuáles son nuestras capacidades y cuáles son nuestros puntos débiles.

Mucha gente se sorprende de lo poco que se conocen a ellos mismos.

Por ejemplo, este aspecto nos puede ayudar a no tomar decisiones cuando estamos en un estado psicológico poco equilibrado. Tanto si nos encontramos demasiado alegres y excitados, como si estamos tristes y melancólicos, las decisiones que tomemos estarán mediadas por la poca racionalidad. Así pues, lo mejor será esperar unas horas, o días, hasta que volvamos a tener un estado mental relajado y sereno, con el que será más sencillo poder valorar la situación y tomar decisiones mucho más racionales.


2. Autocontrol emocional


El autocontrol emocional nos permite reflexionar y dominar nuestros sentimientos o emociones, para no dejarnos llevar por ellos ciegamente. Consiste en saber detectar las dinámicas emocionales, saber cuáles son efímeras y cuáles son duraderas, así como en ser conscientes de qué aspectos de una emoción podemos aprovechar y de qué manera podemos relacionarnos con el entorno para restarle poder a otra que nos daña más de lo que nos beneficia.


En cierto sentido, buena parte de la regulación de las emociones consiste en saber gestionar nuestro foco de atención, de manera que no se vuelva contra nosotros y nos sabotee.

Recuerda que la Inteligencia Emocional tiene mucho en común con la Inteligencia Verbal

3. Automotivación


Enfocar las emociones hacia objetivos y metas nos permite mantener la motivación y establecer nuestra atención en las metas en vez de en los obstáculos. En este factor es imprescindible cierto grado de optimismo e iniciativa,